martes, 24 de noviembre de 2009

Fiebre diademil

Blair Waldorf y sus discípulas de Constance han hecho mella en cuanto a las diademas, tiaras y turbantes se refiere. Algo que hace un año muchas veían como una simple ayuda para quitarse los molestos pelos de la cara, ha hecho que se convierta en otro codiciado complemento más.

Pero resulta que ahora Queen B está ya en la universidad en la temporada actual de Gossip Girl, y debido a un desafortunado comentario, decidió abandonar las diademas y "madurar". Espero ansiosamente que la mala más buena de la serie vuelva a sus comienzos estilísticos, porque eran de lo mejorcito. Además, su principal proveedora de diademas estará aún más triste y desolada que yo, sin Blair luciendo alguno de sus caprichos en su cabeza, qué más puede esperar...

Blair suele ser bastante clásica en sus elecciones...



... lo cual es un acierto seguro.


Por otro lado, siempre nos quedarán también las hipijis -término que siempre utilizo para las hippies/pijas- con unos modelos más atrevidos...


Y las menos discretas...


También, en un ámbito más doméstico, tenemos a una de las periodistas del corazón con más detractores por metro cuadrado del país, Karmele Marchante -Queen K, a partir de hoy- que nos regala cada día un modelo diferente de diadema, más urbano -a veces, incluso mercadillero- y asequible que todos los que hemos visto anteriormente.

En mi caso, siempre encuentro variedad diademas en La Peineta, Primark y me vuelven loca los diseños de Laliblue. Mi útlima adquisición diademil fue en Bimba y Lola. Fui a por éste collar y entre mis pésimas explicaciones y la pocas ganas de trabajar de la dependienta, no nos aclaramos, tampoco me iba a ir de vacío de la tienda, así que acabé con ésta diadema y su anillo a conjunto.

Si es que, me acabo de dar cuenta que las diademas son un nexo de unión para todas: ¿quién iba a pensar que Queen B y Queen K iban a compartir protagonismo en una misma entrada?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada